m

El peor cliente

El peor cliente, el más difícil, el que nunca se puede dejar contento es: uno mismo. Hace mucho tiempo quería hacer alguna tarjeta de presentación, pero no podía decidirme. Finalmente tuve la obligación de hacerlas y el apremio me obligó a tomar las dilatadas decisiones. En el tiro van mis datos con un fragmento de […]